La Masturbación y la Eyaculación Precoz

La Masturbación y la Eyaculación Precoz
Calificame =)

La Masturbación y la Eyaculación PrecozUna de las formas más sencillas para empezar a controlar la eyaculación precoz tiene como base una serie de ejercicios durante la masturbación. De hecho una gran parte de los hombres que sufren de este problema se masturban de una manera incorrecta, haciendo que su desempeño en la cama sea toda una pesadilla.

Ahora bien, ¿cuál es la manera correcta de masturbarte para controlar la eyaculación precoz? Pues bien, espero que tomes atenta nota, porque la siguiente información de puede cambiar la vida por completo.

La masturbación incorrecta puede generar problemas de eyaculación precoz

Aunque es muy distinto el acto masturbatorio del sexo con tu pareja, la forma en que llegas al orgasmo sí puede influir notoriamente en el tiempo que tardas en eyacular durante la penetración.

Hay al menos dos errores que los hombres suelen cometer en este aspecto. El primero es masturbarse con demasiada frecuencia al día, es decir, 3 o más veces. Esto no significa que tenga algo de perverso ni nada por el estilo, pero sí es cierto que sobreestimular el pene varias veces al día hace que durante el acto se produzca una eyaculación temprana.

El segundo error es hacerlo demasiado rápido. Para algunos hombres, la masturbación es un acto de tipo compulsivo, es decir, que el deseo surge de un momento a otro y son incapaces de controlarlo, por lo que además lo hacen rápidamente.

Claramente, estos dos errores pueden ser evitados. Si te fijas bien, ambos están en tu mente, no se trata de nada extraño que tenga que ver con tu cuerpo, pero veamos una técnica que te puede ayudar a obtener mejores resultados en el corto plazo.

Técnica Parar y Continuar o Masturbación Controlada

Una forma sencilla de ver una mejoría es aprender a controlar la eyaculación y el deseo con la mente.

Lo que debes hacer es traer a la consciencia todas las sensaciones que experimentas durante la masturbación antes de eyacular. Simplemente hazlo con normalidad, pero cuando sientas que estás a punto de terminar, entonces detente. Relájate, respira con tranquilidad y hazlo de nuevo, al menos dos veces más.

Cuando pones en práctica esta rutina, comenzarás a identificar cuáles son las sensaciones asociadas a la eyaculación, pero adicionalmente estarás trabajando sobre tu mente para desarrollar un mejor control.

Al principio esto puede resultar algo complicado, especialmente porque se trata de cambiar un hábito que está instalado hace mucho tiempo, pero los beneficios los verás desde tu próximo encuentro sexual.

Gustavo Eduardo
 

Click Here to Leave a Comment Below 0 comments

Leave a Reply: